Olmedo

Historia

Olmedo debe su nombre a la abundancia de olmos que existían en su término.

Fue una de las poblaciones conquistadas por Alfonso VI antes de 1085 y repoblada en 1093 otorgándosele el fuero de Roa.

En 1353 estuvo en ella Pedro "El Cruel", huyendo de su esposa para volver a reunirse con María de Padilla, cuya hija adulterina Constanza, Duquesa de Lancaster, recibió Olmedo y otras villas a cambio de la renuncia a sus derechos a la corona que otorgó en 1388.

Habiendo pasado más tarde al dominio de Aragón, cuando este declaró la guerra a Juan II de Castilla, Olmedo se alió con Juan II, siendo severamente castigada, pero el rey de Castilla se presentó con su ejército a sitiarla, y venció a los aragoneses que la abandonaron esa misma noche.

En 1467 fue corte del infante Don Alfonso, levantado en armas contra Enrique IV, y el 20 de agosto se trabó junto a Olmedo una batalla en que éste quedó vencedor; pero no llegó a entrar en la ciudad, la cual, al año siguiente, pasó a poder de la princesa que había de ser Isabel la Católica. Su esposo Fernando, despachó aquí su convocatoria de las Cortes de Aragón que en 1515 se reunirían en Calatayud.

La importancia que se daba a Olmedo en aquella época se deduce del refrán:

"Quién señor de Castilla quiera ser, a Olmedo de su parte ha de tener".

Felipe V, el primer Borbón rey de España, concede un privilegio a Olmedo, que es firmado después por sus sucesores. En 1811, el francés José Bonaparte, entonces monarca por derecho de conquista, pasó unos días alojado en la villa.

Olmedo ha sido la cuna de grandes hombres que han contribuido a construir Castilla y España. Aquí nacieron entre otros ilustres: Juan de Sarmiento, consejero de Órdenes que inició la historia de la Orden de Alcántara; Ignacio Ortega y Cortés, fiscal del Consejo de Órdenes y adicionador de las obras de Diego de Covarrubias; Sebastián Cortés y Cárcel, camarista de Castilla y comisario general de Cruzada, autor de estimados tratados jurídicos; Fray Bartolomé Ochaita, consejero de Hernán Cortés.

 

La villa de los siete sietes

Esta localidad fue llamada la villa de los siete sietes porque poseía siete plazas, siete iglesias, siete conventos, siete arcos o puertas de entrada, siete casas nobles, siete fuentes y siete pueblos de su alfoz.

 

Fiestas y tradiciones

Las fiestas patronales de San Miguel y San Jerónimo los días 29 y 30 de septiembre son las más importantes del municipio de Olmedo. Los encierros tradicionales al estilo de la villa hacen revivir esa unión existente entre el caballo y el toro. Destaca el Toro del Alba, que se celebra el día 29, día en que las peñas locales invitan a vecinos y forasteros a sopas de ajo y chocolate.

La semana de actos culturales y deportivos anterior a la celebración de las fiestas, de ellos sobresale el Certamen de Pintura Rápida que en el año 2000 llegó a su XXI edición.

La otra fiesta grande de Olmedo es el 10 de Octubre, en ese día se celebra la coronación de Nuestra Señora la Virgen de la Soterraña, patrona de Olmedo y su comunidad de Villa y Tierra, día en que toros y caballos vuelven a la "Chopera" y desde allí comienza el encierro hasta la Plaza de Toros.

Santa Águeda, santa que rechazó el amor del gobernador romano en el siglo III, tiene una especial devoción popular entre las mujeres olmedanas. Durante el 5 de Febrero las mujeres locales toman las calles ataviadas con sus vestidos regionales.

Los carnavales tienen en el sábado de Carnaval su punto álgido, fiesta en que los jóvenes y no tan jóvenes cambian su aspecto por otro más fantástico.

Las antiguas ferias medievales tienen su recuerdo en San Miguelillo, segundo fin de semana de mayo, festividad en la que se celebra la Feria Comarcal de Olmedo, feria multisectorial que se prolonga durante tres días.

Otra festividad religiosa importante es el día de Corpus Cristi, en el recorrido de la procesión, se colocan altares en diversos puntos de la localidad (en la Plaza Mayor, en la Olma de la Plaza de San Andrés y Cuatro Calles en el barrio de San Miguel).

Los quintos celebran en la noche del 30 de abril al 1 de mayo la colocación del mayo, el acto consiste en la elevación de un gran tronco de un árbol en el centro de una plaza con la única ayuda de unas cuerdas.

El día 2 de Agosto, la cofradía del pino celebra su fiesta de honor a San Silvestre, en la que 13 hombres ataviados con la capa castellana quema un pino en la puerta del mayordomo e invitan a los visitantes a pastas y limonada.

 

Gastronomía

Los antiguos mesones y taberneros crearon la base de nuestra gastronomía. En Olmedo siguen hoy vigentes los fogones y hornos donde se preparan los asados. El rey de la gastronomía es sin duda alguna el lechazo. También goza de especial importancia los guisos de cerdo y los quesos que tienen un espacio en la cocina olmedana.
De afamada repostería de Olmedo dan buena cuenta sus deliciosos pasteles y turrones elaborados de forma artesanal, las rosquillas de aceite, "Las cagadillas de gato" (rosquillas fritas), los bollos de azúcar, las magdalenas, los "mudejaritos" (mantecados de almendra), el tortón de mosto y las delicias del caballero.

 

Cultura

Olmedo participa en la promoción de la cultura y el teatro clásico en su festival Olmedo Clásico que se celebra cada año en la Villa del Caballero.
www.olmedo.es/olmedoclasico

 

Gran Posada La Mesnada
Olmedo (Valladolid) C/Buenavista Nº2
[t] 983 601 223 [m] 629 046 108 [t] 91 523 02 88

Desarrollado por teimaginas.com